www.NutricionyDeportes.com
::: ::: Nutrición para una Vida Mejor ::: :::

­

57570508.jpgHidratación

Beber agua durante los eventos ayuda a mantener y restaurar el balance de fluidos corporales y es vital para asegurar una buena circulación de lo­s nutrientes. Pero beber sólo agua no nos garantiza un desempeño óptimo. 

 

Los dos hechos demostrados que contribuyen más a la fatiga durante el ejercicio físico son la disminución de los hidratos de carbono almacenados en forma de glucógenoy la aparición de deshidratación por la pérdida de agua y electrolitos en el sudor. Por lo tanto, quien quiere optimizar su rendimiento deportivo necesita estar bien nutrido e hidratado.

El objetivo de beber durante la práctica del deporte es evitar una deshidratación mayor al 2% de tu peso corporal, pues esto genera un 10% de reducción de tu capacidad aeróbica.

 

La deshidratación progresiva durante el ejercicio es frecuente puesto que muchos deportistas no ingieren sucientes líquidos para reponer las pérdidas producidas. Esto no sólo va a provocar una disminución del rendimiento físico, sino que además aumenta el riesgo de lesiones, y puede poner en juego la salud e incluso la vida del deportista.

La deshidratación afecta el rendimiento deportivo porque:

– Disminuye la obtención de energía aeróbica por el músculo con lo cual agotas antes los depósitos de glucógeno muscular favoreciendo la aparición de la fatiga.

– El ácido láctico no puede ser transportado lejos del músculo, lo cual genera fatiga por acidósis en los músculos trabajados, generando un ardor y la incapacidad de continuar con el esfuerzo.

– Disminuye la fuerza.

 

En función de la proporción de líquidos perdidos, respecto del peso corporal, se pueden producir las siguientes alteraciones:

– Pérdida del 2%: descenso de la capacidad termorreguladora.

– Pérdida del 3%: disminución de la resistencia al ejercicio, calambres, mareos, aumento del riesgo de sufrir lipotimias e incremento de la temperatura corporal hasta 38 ºC

– Pérdida del 4-6%: disminución de la fuerza muscular, contracturas, cefaleas y aumento de la temperatura corporal hasta 39 ºC

– Pérdida del 7-8%: contracturas graves, agotamiento, parestesias, posible fallo orgánico, golpe de calor.

– Pérdida mayor 10%: comporta un serio riesgo vital.

 

 

Durante el ejercicio perdemos a través del sudor valiosas sales minerales que intervienen en las reacciones eléctricas de los músculos, generando espasmos o calambres.  El hecho de hacer ejercicio estando deshidratado o con bajos niveles de minerales, puede predisponer a la persona a espasmos musculares.  

  

Geo Visitors Map Creado y mantenido por IMASDEWEB ESPAÑA